jueves, 28 de abril de 2016

POBLATS MARÍTIMS: Atelier dels Bous

La antigua Casa dels Bous del Cabanyal: un espacio creado para el arte, la música y la artesanía

 Publicado el 

 

La antigua Casa dels Bous, situada en el marinero barrio del Cabanyal  y muy cercano a orillas del mar, recibió dicho nombre porque en este lugar se refugiaban los toros o bueyes que sacaban las barcas de pesca de la orilla del mar, y que en realidad el nombre de “bous” no proviene de los toros o bueyes, sino de la forma artesanal de pesca propia del Cabanyal y los barrios cercanos (Canyamelar/Cap de França),  pesca que recibe el nombre de “pesca dels bous”.
Este mítico edificio, citado en varias ocasiones por Don Vicente Blasco Ibáñez en su libro Flor de Mayo y del que se dice que Sorolla guardaba sus cuadros mientras pintaba, se encontraba en estado lamentable y era necesario recuperarlo para darle vida. Vida que ha vuelto a recobrar, aunque no en origen, gracias a la Asociación “La Fábrica del Sol”, que está llevando a cabo un proceso cultural en su interior que sirve de reclamo para todo aquel que desee visitar este mítico lugar.
Pesca en el Cabanyal: "la pesca dels bous".
Pesca en el Cabanyal: “la pesca del bou”.
La Casa dels Bous fue construida a instancias de la Marina Auxiliante (anteriormente llamada Marina Protectora), sociedad creada en 1874 con el fin de agrupar y ayudar a los pescadores del Cabanyal o Poble Nou del Mar (cabe recordar que los poblados del Cabanyal junto con el Canyamelar y Cap de França llegaron a adquirir su propia municipalidad entre 1839 y 1897 bajo el nombre de Poble Nou del Mar). A pesar de que en un principio la Casa dels Bous se encontraba en la calle San Telmo, hubo que buscar otro emplazamiento más cercano a la orilla. Hecho que consiguieron tras hacerle llegar un escrito al entonces rey de España Don Alfonso XII (año 1877), ya que gracias a esta petición, la misiva real daba orden de que “ninguna autoridad se oponga a que los pescadores de Pueblo Nuevo del Mar, pertenecientes a la Marina Auxiliante, edifiquen una casa para los toros en la playa”. Hecho que puede verse reflejado en la todavía fachada lateral donde existe un reloj de sol (reloj del que hablamos en nuestro artículo de “la ruta de los relojes de sol en Valencia”), que indica “año de 1895”, fecha que se presupone como año de la construcción de la Casa del Bous, tras la “real concesión” otorgada por el propio rey Alfonso XII a los pescadores en 1877, tal y como nos cuenta nuestro amigo Julio Cob en su artículo sobre la Casa dels Bous.
FUENTE: http://valenciablancoynegro.blogspot.com.es/
Casa dels Bous. 1895 – FUENTE: http://valenciablancoynegro.blogspot.com.es/
Volviendo de nuevo al presente, actualmente el Atelier dels Bous, que es así como se le conoce ahora, es un proyecto cultural de la Asociación “La Fábrica del Sol”, que tomó las riendas del local en diciembre de 2014, en el que podréis encontrar arte contemporáneo, música y artesanía, además de un espacio para poder tranquilamente tomar algo mientras disfrutas “culturizándote”. Por este lugar, antes de su abandono hace años, han pasado diversos espacios, tales como un taller metalúrgico para la industria naviera y del ferrocarril, un lugar abandonado en manos del Ayuntamiento de Valencia durante ocho años, y que una vez recuperado por la Marina Auxiliante, se hicieron tímidos intentos de apertura, cediéndolo el espacio a Desayuno con viandantes o acogiendo la inauguración del Cabanyal Íntim 2015tal y como nos cuentan nuestros amigos de au-agenda.com.
El horario del local va desde las 12:00 horas hasta las 00:00 horas, dejando claro la intención de servir como espacio de cultura y reunión, donde además podréis disfrutar este verano, todos los jueves, de un bello mercado artesanal que se iniciará el 19 de mayo y estará hasta al 15 de septiembre. En el mercado podréis encontrar música en directo, talleres para mayores y pequeños, actividades y zona de juegos para niños, una zona de descanso y servicio de barra.

POBLATS MARÍTIMS

Sarrià: "En verano entrarán las máquinas en el Cabanyal y será un no parar"

El ayuntamiento confía que en tres meses arranquen las obras que marcarán la profunda reurbanización del barrio - «La transformación ya está en marcha, aunque hay mucho trabajo que los ciudadanos no pueden ver aún», asegura el concejal

 Levante-EMV » Valencia

El próximo verano puede ser el del verdadero cambio para el Cabanyal y el Canyamelar. Será por fin cuando los vecinos podrán comenzar a sentir la transformación del barrio, ya que el Ayuntamiento de Valencia tiene previsto que en tres meses arranquen las obras de reurbanización del marítimo, aunque los primeros trabajos corresponderán a la renovación completa de la red de saneamiento, cifrada en 4,5 millones de euros. «Las máquinas entrarán en verano y a partir de ahí será un no parar», aseguró ayer el concejal de Desarrollo Urbano, Vicent Sarrià, quien asegura que está «tan nervioso como los vecinos» para el inicio de los trabajos.
 La calle Barraca es una de las que espera su remodelación completa. 
 La calle Barraca es una de las que espera su remodelación completa. 
Lo cierto es que el nuevo equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Valencia está teniendo verdaderos problemas en muchas de sus áreas para sacar adelante algunos proyectos, en algunos casos por falta acuciante falta de personal, y en otros porque los procesos administrativos que a veces parecen interminables. Sin embargo, tras muchos meses de trabajo en los despachos, parece que los vecinos del Cabanyal „los más esperanzados con el cambio de gobierno hace ahora 9 meses„ van a poder comprobar este verano si se produce la ansiada regeneración urbanística y social del barrio.
El empresario Emiliano García, que durante años ha trabajado para conseguir la transformación del Cabanyal, es optimista. «Tengo la confianza de que en tres meses esto va a dar un vuelco importante», asegura. Reconoce que hasta ahora, a parte de encontrar el barrio del Canyamelar con más limpieza, no se han producido «cambios contundentes», aunque asegura que hay uno sustancial: «La predisposición del Ayuntamiento es otra. Hay un cambio en las formas y en la comunicación con los vecinos, empresarios y los agentes sociales, con todos los que estamos involucrados en la transformación del Cabanyal».
Emiliano García reconoce que el barrio «está mucho peor de lo que muchos pensaban». «Hasta ahora nos metían de todo bajo la alfombra. Las han levantado y se han dado cuenta de que hay mucho trabajo por hacer, pero tengo la confianza en que se va a producir», explica el hostelero.
Pero lo que muchos vecinos se preguntan es si de las promesas se van a pasar pronto a los hechos. El concejal Vicent Sarrià considera que la transformación del barrio «ya está en marcha aunque hay mucho trabajo que los ciudadanos no ven aún».
Se refiere, por ejemplo, a los proyectos de reurbanización del barrio que se ejecutarán con los 22 millones de euros provenientes del Plan Confianza. Sarrià asegura que la transformación del Cabanyal-Canyamelar ya es imparable y que se inicia este verano con la renovación y obra nueva de los colectores arteriales del barrio por un importe de 4.689.570.23 euros, ahora en proceso de licitación.
Otros 11 millones del Plan Confianza, que en principio se asignaron para el Bulevar de San Pedro y la compra de casas para derribar, ahora se destinarán a la rehabilitación y renovación urbana en el Cabanyal. «El decreto que regulará el plan saldrá en breve y nos pondremos a licitar enseguida todos los proyectos en lo que ya hemos estado trabajando para no perder tiempo.
También se reactivarán tres proyectos del Plan Confianza que estaban paralizados para la urbanización de calles como Barraca, Doctor Lluch o La Reina. En cuanto la Generalitat dé el visto bueno, se sacarán a concurso con carácter urgente, con una cuantía que asciende a seis millones de euros que se destinarán a la renovación y ampliación de aceras.
En breve también se dará luz verde al convenio entre la Generalitat y el Ayuntamiento de Valencia para poder conceder ayudas para la rehabilitación de fachadas en casas del barrio. Se trata de rehabilitar 250 viviendas (83 edificios) y reconstruir otras 50 (16 edificios). Las ayudas, cifradas en casi 13 millones de euros, procederán del plan estatal de Vivienda 2013-2016 del Ministerio de Fomento. El Gobierno de España aportaría 4,3 millones (34,3 %); la Generalitat 1,2 (9,7 %); el Ayuntamiento de Valencia 2,5 (19,6 %), mientras que los particulares tendrán que financiar 4,6 (36,2 %).
Sin embargo, los 30 millones de euros a los que opta la estrategia integral para el Cabanyal diseñada por la Concejalía de Partipación de Jordi Peris, serán la línea de financiación más importante. Se financiarían en un 5o por ciento con los fondos europeos Feder y fondos propios del consistorio. En mayo deberían conocerse avances sobre este proceso, apuntan desde la regidoría.
La estrategia se ha diseñado de manera participativa y tiene diez líneas de trabajo. Una de las prioritarias será la de mejora de la movilidad y reducción de las emisiones de CO2 (8,2 millones de euros). A la línea de eficiencia energética y el uso de renovables en las viviendas se asignan algo más de dos millones de euros. La rehabilitación de viviendas se llevará 5,8 millones de euros. A las medidas de inclusión social se asignan 2,8 millones de euros. 
Los proyectos de integración social de los colectivos en riesgo de exclusión social o la fuerte inversión en el mercado del Cabanyal se unirán al cambio prometido.

jueves, 2 de julio de 2015

Mercaet a la Mar

Estimad@ compañer@:
Lamentamos comunicarte que pese al esfuerzo hecho por toda la organización del Mercaet a la Mar para que el proyecto arrancara su primera edición coincidiendo con la feria de julio,  finalizado el plazo de inscripción el pasado viernes,  no hemos alcanzado número suficiente de solicitudes. 
Muchos han sido los obstáculos encontrados,  pero sin duda el mayor de todos,  el corto espacio de tiempo desde que recibimos el visto bueno de la administración. El proyecto fue presentado en el mes de abril al Ayuntamiento,  sin embargo,  se vio paralizado por las Elecciones autonómicas y municipales,  lo que ha supuesto una demora de más de un mes difícilmente recuperable. 
Eso a su vez ha hecho imposible conseguir patrocinios y/o colaboraciones que redujeran los costes de la infraestructura necesaria para la muestra.  Y aunque sabíamos el hándicap que suponía el elevado coste de la casetas la ilusión por ver materializado este proyecto nos ha llevado a mantener la convocatoria, habiendo resultado finalmente inviable. 
Sentimos profundamente la expectativas creadas para aquellos que sí habéis rellenado la solicitud ,  aunque os animamos a continuar con nosotros para que muy pronto el primer Mercaet vea la luz.
Por nuestra parte vamos a continuar luchando por ello y con todo el trabajo realizado planificaremos con garantías el proyecto,  conseguiendo patrocinios y colaboraciones que hagan de este sueño una realidad. 
Estamos seguros que el Mercaet a la mar será un éxito del que todos podremos participar. 
Un fuerte abrazo y seguimos en contacto para vernos muy pronto. 
LA ORGANIZACIÓN..... 

--
Paseo de Veles e Vents (Port de València)

lunes, 22 de junio de 2015

Mostra d`Artesanía/Gastronomía Contemporánea: I Mercaet a la Mar 15`



Estimad@s Artesan@s y Público en general:

 

            La Asociación de Artesanía "Artesanario" CONVOCA:

 

 La Mostra "I Mercaet a la Mar" para los días 17 al 26 de julio próximos, en el Paseo de Veles e Vents de la Marina Real Juan Carlos I (Puerto de Valencia).

 

            Queda ABIERTO, por lo tanto, el Plazo de Inscripciones de l@s artesan@s que deseen

 participar en dicha Mostra d`Artesanía y en las especialidades de:

 

            Ilustración, Cerámica, Vidrio, Cuero, Joyería, Bisutería, Textil, Madera, Panadería,

 Complementos, Jabones y Cosméticos, Iluminación, Embutidos, Quesos, Aceites, Juguetes de

 madera, Gadgets, Moda Infantil,  etc.

 

            El plazo de admisión de solicitudes finalizará el 26 de Junio de 2015 y posteriormente  a

dicha fecha, se procederá a la selección de los participantes en la Mostra, siendo informados

oportunamente de cualquier eventualidad que acontezca.

 

            Para optar a ser seleccionad@ por PRIMERA VEZ, es necesario cursar la solicitud a la dirección e-mail a:

 

            mercaetalamar15@gmail.com, adjuntando breve curriculum del artesan@ e imágenes del taller y del producto a exponer en el puesto de la Mostra.

 

 

Ficha de Inscripción:

 

            - Nombre del taller:

            - Titular o representante:

            - CIF/NIF:

            - DCA Nº:

            - Dirección/Fiscal:

            - Teléfono/Móvil:

            - Correo electrónico:

            - Web o blog:

            - Actividad artesanal:

            - Rótulo del stand (máximo 15 letras):

            - Colectivo artesano al que perteneces:

            - Persona que atenderá el puesto:

 

Bases de Participación:

 

 Ver Mercaet a la Mar http://mercaetalamar.blogspot.com/



--
Paseo de Veles e Vents (Port de València)

martes, 24 de marzo de 2015

Socio/Economía: El Cabanyal-Canyamelar, un problema territorial más allá del urbanístico




20.03.2015 | 04:15
 
Jorge Hermosilla Pla

La regla es ir contra las reglas cuando no se puede conseguir de otro modo un resultado feliz». El arte de la prudencia. Baltasar Gracián.- Esta reflexión del jesuita, a mediados del siglo XVII, podría servirnos
de referencia para adivinar cómo lograr una solución satisfactoria y beneficiosa para el barrio del
Cabanyal-Canyamelar.

Ante situaciones de conflicto que se prolongan en el tiempo, es aconsejable la adopción de decisiones prudentes, prácticas, a la vez que atrevidas, capaces de resolverlas.

Cuando se declaró BIC a la singular trama reticular que caracteriza al Cabanyal, en 1993, se desconocía el devenir de este barrio tradicional de València.

Desde entonces, transcurridos más de 20 años, no deja de sorprender cuál es el actual escenario del 
barrio, en el que se ha asentado un conflicto politizado y judicializado como resultado del PEPRI Cabanyal-Canyamelar (1998-2001) y la suspensión del Plan por el Ministerio de Cultura (2009).

No somos juristas, pero como ciudadanos nos preocupan las consecuencias que para los vecinos y las 
vecinas han tenido este proceso que se alarga más de dos décadas.


Desde la Universitat de València, institución pública comprometida con su entorno territorial, mostramos nuestro interés en conocer la situación real del barrio y apuntar las posibles alternativas 
que puedan facilitar su desarrollo.

La Universitat de València decidió, a través de su Consejo de Gobierno, la elaboración de un informe de perfil multidisciplinar que permitiese la identificación y el conocimiento de la situación del barrio.

Un colectivo integrado por especialistas de diversas disciplinas, como la economía local, la historia del
arte, la sociología, la geografía, los servicios públicos, el derecho o el patrimonio cultural, abordaron un
análisis plural y global (*), y participativo... pues se contó con la implicación de colectivos sociales del 
barrio, como son las asociaciones de vecinos, las de empresarios, las de carácter cultural, o de perfil 
reivindicativo; así como la colaboración de los portavoces de los partidos políticos con representación
en el consistorio municipal.

El Cabanyal-Canyamelar es un barrio tradicional, que forma parte de los Poblados Marítimos, que
contaba con unas doscientas barracas en el siglo XVIII, y que tras el incendio de 1796 fue adquiriendo
una planta urbanística ortogonal, reticular, hoy una singularidad espacial.

Cuenta con una localización privilegiada, en el frente marítimo de la ciudad, próximo al puerto de 
València y a las dos universidades públicas ubicadas en la Avinguda dels Tarongers, la Universitat de 
València y la Universidad Politécnica.

Se trata de un barrio activo socialmente, con un alto nivel de participación y asociacionismo.

Es reconocida la actividad de agrupaciones musicales, colectivos relacionados con la Semana Santa 
Marinera, asociaciones vecinales, plataformas reivindicativas, colectivos empresariales, asociaciones
falleras, etc., que le proporcionan un contrastado dinamismo social.

Los autores del informe entendemos que los problemas del Cabanyal-Canyamelar no se limitan, no se 
circunscriben, al ámbito urbanístico. Si bien son los más conocidos.

El barrio está experimentando en las últimas décadas unas profundas transformaciones sociales, que desdibujan su situación de antaño.

Problemas relacionados con la terciarización de su población activa (más del 75%), con el proceso de
envejecimiento, con la pérdida de población (en los últimos cuarenta años ha disminuido un tercio), con la aparición de bolsas de inmigrantes de diversas nacionalidades y etnias, y el consiguiente proceso de la «guettización» de parte de él.- Además se ha asentado un sentimiento de incertidumbre y de 
desarraigo entre la población residente.

El barrio pues padece una ralentización económica, como consecuencia de la regresión de actividades tradicionales y los problemas específicos del sector comercial, así como una fractura social, derivada de la desaparición de actividades de antaño y de las posturas antagónicas creadas bajo el amparo de la prolongación del Paseo al Mar.- Se suceden actitudes que defienden la modernidad, las oportunidades de negocio con la prolongación, de otras que la relacionan con el origen de las ocupaciones ilegales de numerosas viviendas deshabitadas o los derribos de construcciones.

El paisaje y el paisanaje urbanos se han visto degradados.

La imagen actual se aleja de aquella idílica de un barrio tradicional marinero.

La degradación paisajística ha ido ganando terreno al barrio.

La imposibilidad de otorgar cualquier  tipo de licencia no sólo en la zona PEPRI (1999) sino también en 
la BIC (1993), contribuye a esa sensación de paralización progresiva del barrio.

Con todo, la imagen del barrio Cabanyal-Canyamelar se ha visto profundamente deteriorada.

Situación que ha desembocado en un atractivo depreciado y en repercusiones negativas tanto económicas como sociales  para él.

¿Qué necesita el barrio para su recuperación?

¿Qué se debería hacer para restituir su imagen de barrio atractivo?.

Las acciones necesarias para su «rehabilitación territorial», es decir, para su recuperación física 
(urbanística), económica (diversos sectores) y social (fomento de la ciudadanía), requieren un 
planteamiento integral, participativo, coherente y resolutivo, además de voluntad por parte de la 
totalidad de los actores que participan en la actividad social del barrio.

La recuperación real del Cabanyal-Canyamelar, como la de cualquier otro barrio con similares debilidades y amenazas precisa de un enfoque pluridisciplinar basado en la colaboración de todos los
actores (económicos, políticos, sociales, culturales, académicos?) que interactúan en el barrio, en el consenso, en el sentido común (de manera que no se puede dilatar más en el tiempo y los beneficiarios deberían ser los vecinos y vecinas del barrio), y en la actitud resolutiva, de manera que se
supere la actual paralización de la resolución del problema del Cabanyal-Canyamelar.


El plan diseñado por los especialistas de la Universitat de València aboga por una batería de acciones necesarias y realizables destinadas a la rehabilitación integral del barrio.

Entre esas acciones se recoge la elaboración y la aprobación de un Plan Integral Socioeconómico.

La rehabilitación arquitectónica y paisajística del barrio

El acondicionamiento social de las viviendas (evitando las ocupaciones ilegales y promoviendo 
programas de rejuvenecimiento social).

La reactivación de actividades económicas como el comercio, el turismo, los servicios profesionales y la construcción (en concreto la rehabilitación de viviendas).

El programa de residencias universitarias extensivas que pretende el desarrollo de una iniciativa que aúne los esfuerzos de la corporación municipal, los empresarios locales, las universidades públicas y los ciudadanos.

El programa de reactivación cultural, respuesta a la actividad presente y futura de los colectivos y asociaciones locales.

Las acciones dirigidas a la sensibilización, la concienciación y la recuperación de la imagen del 
Cabanyal-Canyamelar, como un barrio tradicional con una historia singular, que facilite el sentimiento (y el orgullo) de pertenencia a él...

Y finalmente un programa que incentive la convivencia y la colaboración entre ciudadanos y entre 
colectivos sociales, que permita la recomposición de la paz social del barrio.

Son tiempos del uso de la razón, del sentido común, de la prudencia, de anteponer los intereses de los
ciudadanos a los de otros colectivos, de buscar pactos políticos eficaces y resolutivos, que no pretendan el reconocimiento ni de vencedores ni de vencidos.

Son tiempos de ser innovadores en los objetivos, en las formas de hacer las cosas y en los resultados.

Son tiempos de participación real, de colaboración y de compromiso de las instituciones y asociaciones valencianas por resolver sus problemas territoriales.

Son tiempos de conocer la realidad económica, medioambiental, cultural y social de un barrio singular 
de València.

Es el momento del Cabanyal-Canyamelar !!!

(*) En el informe del Cabanyal-Canyamelar de la Universitat de València participaron Salvador Montesinos, Elena Grau, Luis Arciniega, Josep Vicent Boira, Julia Salom, Víctor Tello, Ignasi Lema y Jorge Hermosilla (coordinador).




sábado, 14 de febrero de 2015

OPINIÓN: José Aledón Esbri


Jose Aledón Esbrí 

Jose Aledón Esbrí ha publicado: "¿Es la guerra parte de la condición humana? No hablamos de

episodios espontáneos de agresividad conducentes a actos violentos. Hablamos de GUERRA, es decir,

de la neutralización o destrucción CUIDADOSAMENTE PLANIFICADA de los recursos humanos y

materiales de otra sociedad. En la historia de la Humanidad ha habido breves períodos de paz

 “universal” (?) incrustados en milenios trufados de guerras. ¿Es esa cruenta cronicidad evitable?

Si los expertos determinan que las guerras son evitables, la sociedad CIVIL Y SUS REPRESENTANTES


deberemos trabajar para que ello sea posible, como ocurre con la lucha contra las epidemias. Si, por el

contrario, se llega a la conclusión de que la guerra es inevitable, ¿no sería oportuno reflexionar sobre

cómo gestionar esa inevitabilidad para que CAUSE EL MENOR DAÑO POSIBLE A LA SOCIEDAD CIVIL (y, 

sobre todo, a su parte más débil: niños y ancianos) que la padece?

El asunto es lo suficientemente serio y terrible como para no bromear sobre él. No quisiera pues que


estas palabras sonaran a cínica humorada sobre un hecho tan horrible y devastador. Tampoco son

fruto de una enajenación mental transitoria de quien esto escribe. Son, más bien, una invitación a

pensar y a actuar para todos y cada uno de nosotros en el tan cacareado siglo XXI.

Hay en el planeta zonas deshabitadas (todas pertenecientes a alguna nación) como para instalar en


ellas lo que podríamos llamar GUERRODROMOS, si se me permite la expresión, en los que neutralizar o 

destruir los efectivos MILITARES humanos y materiales de cualquier nación o grupo de naciones que 

quieran hacer buenas las palabras del Sr. Von Clausewitz («La guerra es la continuación de la política 

por otros medios»). Naturalmente, esos efectivos militares humanos deberían construirse 

exclusivamente con un criterio de VOLUNTARIEDAD y PROFESIONALIDAD. Nada de levas forzosas. 

Deberían ser lugares sólo para GUERREROS. Su extensión debería ser la suficiente, pongamos 

100.000 km2, como para desplegar todos los ingenios ideados para destruir, inutilizar y matar que esa 

parte científica y técnica de las sociedades desarrolladas diseña y crea silenciosamente.

También podrían edificarse núcleos “urbanos” para poner a prueba las capacidades técnicas y 

humanas de cada contendiente, eso sí, ocupados exclusivamente por personal militar. De esa manera, 

el “complejo industrial-militar” internacional podría seguir funcionando viento en popa pero librando de 

sus horribles efectos a esas vastas multitudes que siempre y, ahora mismo, los sufren injustamente.

Tales “guerrodromos” podrían estar ubicados en distintos continentes de manera que los gastos 


logísticos de los contendientes fueran sostenibles y, por supuesto, tutelados y arbitrados por un 

organismo internacional con la suficiente autoridad y solvencia, no permitiendo en el “terreno de 

juego” más que a los profesionales. 

La nación o grupo de naciones vencido deberá acatar el resultado de esa “continuación de la política 


por otros medios”. Eso mismo sucede si recurrimos a los tribunales, en este caso incruentos, para 

dirimir diferencias. Incluso en su vertiente cruenta, en la Edad Media, se recurría a los llamados 

“duelos judiciales” en liza o “campo cerrado”, en los que, personalmente O POR DELEGACIÓN, se 

apelaba a la justicia CON LAS ARMAS EN LA MANO, quedando físicamente indemnes las familias de los 

contendientes.

No hay nada nuevo bajo el sol. 

Bien mirado, el asunto no es tan descabellado como pueda parecer, pues, a diferencia de otras 


épocas, hoy trabajamos en un lugar, nos divertimos en otro, nos atienden si enfermamos  o morimos 

en otro distinto y nos exhiben, después de muertos, en otro totalmente ajeno a nuestro anterior 

entorno habitual.

Se puede pues, guerrear en otro aislado y distante. 

Si resulta – lo que está por ver – que la guerra está grabada a fuego en el ADN social, mejor será que 


la sociedad civil la aísle en esos “campos cerrados” a propósito y aplique con creatividad el lema 

zapatista (de Emiliano Zapata, no confundir) “La guerra para quien la trabaja”. ¡Salud y libertad!" 







domingo, 8 de febrero de 2015

NUEVOS MOVIMIENTOS SOCIALES: Podemos...

 Nueve claves sobre la investigación fiscal a Monedero


Si Juan Carlos Monedero ha presentado una declaración complementaria, está admitiendo que antes hizo algo mal.

 Ya que Montoro se está animando a filtrar datos de las investigaciones fiscales, ¿por qué no sigue con la lista Falciani?

 

06/02/2015 

1. Si Juan Carlos Monedero  ha presentado una declaración complementaria y ha pagado 200.000 euros al fisco, implícitamente está admitiendo que antes hizo algo mal: que no cumplió correctamente con sus obligaciones con Hacienda. Es una obviedad, pero conviene subrayarla para quienes solo ven en esta historia una persecución del Gobierno y de cierta prensa, que también la hay. 
2. No, lo criticable en este caso no es que Monedero gane mucho o poco dinero o que facturase a través de una sociedad limitada sin trabajadores: eso es perfectamente legal. Si el Gobierno cree que no debería serlo, tiene en su mano cambiar la ley. El incumplimiento de Monedero con el fisco –que él mismo admite al regularizar su situación– fue cobrar ese trabajo a través de una empresa que acababa de crear. Según su propia versión, esos 425.000 euros son el pago por dos años de trabajo. De ser así, tenía que haber facturado como autónomo, o crear la empresa antes de empezar a trabajar. 
3. Es plausible que este error sea consecuencia de un mal asesoramiento fiscal; no sería al primero que le pasa. Pero esta explicación no sirve como disculpa absoluta. Pagar correctamente tus impuestos siempre es una responsabilidad personal.
4. Monedero no puede actuar como los mismos políticos que, con razón, critica, y enrocarse en el y tú más o en ese “Montoro, no te tengo miedo”; una frase que pronunció apenas unas horas después de poner en orden su situación fiscal. Tiene que aportar toda la documentación y los contratos de este asunto porque 425.000 euros –medio millón de dólares al cambio– no es una cifra menor ni el origen del dinero está libre de sombras. Era necesario explicarlo con papeles antes de que presentase una declaración complementaria y ahora lo es mucho más.
5. Con todo, es exagerado comparar este asunto con el caso Bárcenas, como ha hecho el portavoz del PSOE Antonio Hernando–. También es lamentable que la misma vicepresidenta Sáenz de Santamaría que se escuda en que ella solo habla del Gobierno cuando los periodistas preguntan por la caja B de su partido sí tenga en esta ocasión ganas de opinar. Además mintiendo: “si todo el mundo hiciera como Monedero” habría más dinero para hospitales porque el cofundador de Podemos, aunque sea tarde, ha pagado ya. 
6. También es impresentable y verdaderamente preocupante la manera en la que funciona el Ministerio de Hacienda desde que Cristóbal Montoro está ahí. Cuando eldiario.es publicó en exclusiva, hace más de un año, la existencia de las tarjetas black, la única respuesta oficial que recibimos fue la amenaza del fiscal de Madrid, preocupado por la “intimidad” de Blesa; no, en esa ocasión los inspectores de Hacienda no fueron animados a investigar. Tampoco parece que hayan tenido especial prisa con la duquesa de Alba, esa grande de España con cuenta en Suiza; casualmente, el informe fiscal sobre su fraude llegó al juzgado poquito después de que se hubiese muerto ya. 
7. Es la misma Hacienda que, en el caso de la infanta Cristina, defiende que las facturas falsas sirven para desgravar. O que culpa al arquitecto que cobró en negro la obra de la sede del PP en Génova, en vez de al partido. O que se carga a una inspectora a la que se le ocurre meter mano a una gran empresa. O que purga a aquellos que no son afines al señor ministro. Es esa misma Hacienda que, casualmente, con Monedero actúa a toda velocidad.
8. Los datos fiscales de todos los españoles son secretos. Es discutible si debería ser así, o si tendrían que ser completamente públicos. Lo que no es tolerable es que la 'transparencia' sea solo para los rivales políticos del Gobierno. Es gravísimo. Eso solo pasa con gobiernos autoritarios o democracias de muy baja calidad.
9. Ya que el ministro Montoro está tan animado a difundir información sobre inspecciones fiscales, ¿por qué no sigue con la lista Falciani?

lunes, 21 de abril de 2014

POBLES DE LA MAR Actuality



Urbanismo
LEVANTE 

El ayuntamiento mantiene prolongar Blasco Ibañez en el plan del Cabanyal

El consistorio anuncia a los representantes de vecinos y Salven que ha presentado a Cultura la modificación del proyecto pero con la prolongación de la avenida

14.04.2014 | 20:26
Barrio del Cabanyal al final de Blasco Ibañez Reuters
EP | levante-emv.com Representantes de la plataforma Salvem El Cabanyal y de la Asociación de Vecinos Cabanyal-Canyamelar se han reunido este lunes con el vicealcalde de Valencia, Alfonso Grau. Durante el encuentro, los vecinos han pedido un proceso de participación ciudadana para la mejora del barrio, pero el concejal del PP ha respondido con "un no rotundo". Además, según los dos colectivos Grau le ha anunciado que se ha presentado "una propuesta concreta de modificación del plan, manteniendo la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez y que se mantiene a la espera de una respuesta del Ministerio de Cultura".
Así lo han asegurado los dos colectivos vecinales en un comunicado conjunto, en el que han criticado que en el encuentro con Grau han vuelto a constatar "la falta de voluntad de diálogo y de búsqueda de alternativas que abran una vía rápida a los problemas que afectan a El Cabanyal-Canyamelar".
La reunión se ha realizado atendiendo a la solicitud presentada mediante una carta dirigida a la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, por la Plataforma Salven El Cabanyal el pasado enero. En ella solicitaba que se recibiera a los representantes vecinales para "incorporar la voz de los vecinos, sin exclusiones, a un proceso de participación ciudadana en el desarrollo del necesario proceso de adaptación del Plan Especial de Protección y Reforma Interior (Pepri) al cumplimiento de la Orden Ministerial de 29 de diciembre de 2009".
A la reunión han asistido Pepa Dasí y Vicente Gallart, en representación de la asociación de vecinos, y Faustino Villora y Maribel Domenech, en representación de Salvem El Cabanyal.
Los representantes de estos colectivos han lamentado que su petición de abrir una nueva metodología de trabajo con participación ciudadana, para dar paso "rápidamente a la regeneración patrimonial y económica del barrio", ha tenido como respuesta "un no rotundo". Así, han señalado que Alfonso Grau ha dado como "único argumento" que respecto de la participación ciudadana el Ayuntamiento se limitará a "la estrictamente legal".
Por parte de los colectivos sociales se ha planteado que esta situación llevará a una parecida a la de 1998 en la que las alegaciones presentadas en la exposición pública del proyecto "no se tomaron en consideración". De esta forma, han señalado que "16 años después el problema sigue sin posible solución". "Cuestión esta que poco parece importarle al equipo de gobierno. Su hoja de ruta está trazada y es inamovible", ha manifestado.
Levantamiento de la suspensión de licencias
No obstante, la plataforma y la asociación han planteado al equipo de gobierno de Rita Barberá una serie de medidas, como que valore el levantamiento de la suspensión de licencias que mantiene el Ayuntamiento en estos momento.
Consideran que esta propuesta, que creen que contaría con el apoyo de todos los grupos políticos y organizaciones sociales del barrio, supondría la puesta en marcha de "políticas activas de empleo que favorecieron la reactivación económica del Cabanyal-Canyamelar con creación de puestos de trabajo".
Además, entienden que "todas las sinergias positivas que se han desarrollado en el barrio, culturales y sociales, se pondrían a disposición de la regeneración y reactivación del mismo". Sin embargo, han denunciado que "ante esta oferta" han obtenido "el silencio" como respuesta.
Por otro lado, y dado que la propia Orden de Cultura establece que el Ministerio podrá ejecutar de forma subsidiaria las medidas oportunas para garantizar la protección del interés público en juego, han preguntado a Grau si desde el Ayuntamiento se había hecho alguna gestión que permitiera "desbloquear la interpretación municipal que le conduce a la suspensión de licencias". La respuesta ha sido que "no se ha realizado ninguna gestión en ese sentido".
"Lentitud" del proceso
"El señor Grau nos ha comunicado que se ha presentado una propuesta concreta de modificación del plan, manteniendo la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez y que se mantiene a la espera de una respuesta del Ministerio de Cultura", ha manifestado los colectivos sociales, que han añadido que el vicealcalde atribuye al Ministerio "la responsabilidad sobre la lentitud" con el que se está desarrollando este proceso.

domingo, 13 de abril de 2014

OPINION: Por si todavía hay alguien que dude...

Silencio de los corderos a la española: el ‘canibalismo’ del PP arrasa todo lo que sea incómodo para sus fines.
Rajoy ha impuesto la ley del silencio y sólo espera a que comience la Semana Santa para que los dirigentes del PP se vayan a rezar.


 






domingo, 9 de marzo de 2014

OPINION / Simulacro

Simulacro 

Media humanidad está sentada en la grada mirando como la otra media hace el ganso en la pista de este circo

EL PAÍS  

Si los políticos mienten, si los jueces prevarican, si los banqueros roban, si los empresarios nunca se sacian, si los clérigos nos obligan a comulgar con ruedas de molino, si algunos acreditados periodistas se juegan su prestigio montando una cucaña en televisión para que la gente crea que no es cierto lo que ha vivido, si verás que todo es mentira, como canta Gardel en el viejo tango, que alguien me diga de quién hay que fiarse, a qué asa firme hay que agarrarse, dónde hay algo limpio por lo que apostar, cualquier institución del Estado que no sea un nido de ratas corruptas hasta el hueso de la risa, que es esa última vértebra de la cual en los buenos tiempos al ser humano le nacía el rabo. También en el amor parece que la única verdad sigue siendo esa súplica desesperada que le dirige Joan Crawford a Sterling Hayden en la película Johnny Guitar: miénteme, dime que me quieres. Caminamos con los pies descalzos sobre un espejo roto y cada esquirla de vidrio refleja un fragmento de la ficción multiplicada infinitamente en pantallas de móviles y tabletas. Media humanidad está sentada en la grada mirando cómo la otra media hace el ganso en la pista de este circo. No obstante, tenemos el derecho de estar bien informados, pero hoy la información se llama comunicación y la comunicación se presenta bajo la forma de espectáculo y el espectáculo no es nada si no genera audiencia, éxito mediático, negocio. Al final resulta que la información siempre es un simulacro y la política un marketing impuro. Los congresos de los partidos, los mítines y las convenciones para designar candidatos a unas elecciones se presentan con la misma filosofía de la junta general de accionistas de una empresa que va a lanzar un producto del año. La parafernalia de grandes paneles de plasma, alfombras rojas, azafatas, descargas de música, tribunas protegidas con barreras de flores, está abocada a encontrar una frase breve, rotunda, directa cuyo impacto remueva una mucosa del inconsciente colectivo para generar un sueño que en el fondo nadie espera que se vaya a cumplir. Por eso, tal vez, en el estado de confusión en que vive nuestro país una frase electoral que podría servir para cualquier político, de izquierdas o de derechas, sería: “Si me odias o me desprecias, vótame”.

 

 

jueves, 27 de febrero de 2014

POBLES DE LA MAR



El Casinet: l’empremta republicana al Cabanyal

 El centenari edifici modernista és un símbol del barri pescador rebel

 el país

Valencia 26 FEB 2014

El centenari Casinet del Cabanyal és ara la seu d’un grup de músics joves, però durant el segle passat aquest bell i protegit edifici modernista va ser escenari essencial dels canvis socials de la tortuosa centúria. Lluita obrera, cooperativisme proletari de resistència davant dels cacics, contrabandistes que aprenien esgrima, mítings de Blasco Ibáñez, cau de conspiradors republicans. Un símbol del barri pescador rebel.
Cada dilluns i dijous l’orquestra de la Societat Musical del Casinet assaja a l’ampli saló de l’esplèndid edifici del modernisme clàssic, que dóna als carrers Pintor Ferrandis, Pepe Benlliure i Progrés, al cor del barri marítim.
L’escriptor i cabanyaler d’honor, Vicent Blasco Ibáñez, un dels primers actors d’aquest espai, continua mirant sorrut des d’una foto emmarcada del primer pis. Encara que les belles quinze portes de mig arc d’estil clàssic que envolten la majestuosa casa estan tancades rígidament, dins continua havent-hi vida. Els que interpreten i ensenyen música ací són homes i dones jóvens, hereus d’una tradició que es remunta al principi del segle XX; en concret, a l’any 1909, que es va acabar de construir, igual que una altra icona essencial com la Llotja dels Pescadors.
Al primer pis s’imparteixen classes de música a menuts i a grans, i unes quantes fotos remotes recorden la llarga història d’aquest lloc. Alguna cosa deu tenir aquest edifici protegit si, encara al començament dels anys noranta, la cafeteria, ara tancada, era freqüentada pels progres valencians com una icona llibertària del vell barri lluitador.
El Casinet és exemple de resistència popular als poderosos i un símbol del progressisme de les poblacions marítimes. Malgrat que, com tot el barri, va experimentar la maledicció franquista de la postguerra, va continuar mantenint el pressentiment dels vells republicans que el freqüentaven.
En temps del blasquisme es va anomenar Centre Instructiu Republicà de la Societat dels Pobles de la Mar, i des d’aquests balcons Blasco llançava els seus mítings. Però sobretot va ser seu de la Societat del Progrés Pescador, cooperativa pesquera d’obrers pescadors.
La història d’aquest lloc està marcada per la lluita per la dignitat i la supervivència del barri maltractat. Una història que va des dels temps de les lluites obreres durant els anys 20 fins a la bullícia revolucionària de la República, la resistència a la nit franquista i, al final, la permanència, com un símbol de llibertat, de la centenària Societat Musical dels Pescadors del Cabanyal. Són ells els que mantenen viu l’esperit de l’edifici.
L’orquestra de la Unió de Pescadors: l’últim bastió
“En aquest lloc, l’única cosa que queda de social i de cultural d’abans som nosaltres”, diu la presidenta de la Societat, Mila Parra. “Som una secció del que llavors va ser una societat sense ànim de lucre que promou la música i la cultura”. Blasco estaria content en sentir aquestes paraules, encara que la vella lluita dels proletaris del Progrés Pescador quede lluny.
“El Casinet és un símbol del progressisme valencià, no en general, sinó de la consciència i la solidaritat obreres. És la història de la Societat del Progrés Pescador, una cooperativa que van muntar els proletaris de la mar davant dels abusos dels amos de les barques, de la Marina Auxiliadora, que pagaven malament”, assenyala l’investigador Antonio Sanchis.
“El Casinet m’evoca la permanència, la vida, la font d’alimentació del món obrer”, afig nostàlgic aquest conscienciós cronista, autor de la Historia del Cabanyal, siglo xx y un incierto futuro (Javier Boronat Ed., 2009), crònica indispensable de la memòria del llegendari barri pescador.
I aquesta història es remunta al començament del segle xx, a l’època en què el blasquisme estava en auge i el Casinet, construït per l’arquitecte Juan Bautista Gonsálvez, era una cooperativa d’alimentació per als pescadors que hi podien comprar tot allò que necessitaven per a les barques.
Des del començament va ser un lloc de reunions populars. És l’època de Blasco i dels seus mítings republicans als nombrosos i amplis balcons de l’edifici, ara també cegats. Els temps en què l’escriptor es va posar a viure al xalet de la Malva-rosa i “tots els maçons hi anaven a veure’l en massa”.
Al Casinet, els que s’hi reunien, “els unia l’idioma de la mar”, diu Pep Martorell, compilador de tradició oral a les poblacions marítimes. “Un cau on la gent parlava. Se n’anaven al Casinet a buscar fonts d’informació i a jugar al truc”.


 
 
Assaig de la Societat Musical del Casinet. / Jesús Císcar
Blasco Ibáñez, en la seua incessant lluita per l’ideari republicà i els drets dels obrers, va donar des del principi suport als treballadors rebels del Casinet, igual que va impulsar el Pòsit de Pescadors, institució social l’edifici de la qual fins i tot es manté dret, a les termes Victòria.
“Blasco era un Déu a les poblacions marítimes. Quan va tornar de l’Argentina, ací el van rebre com l’Esperit Sant. Qualsevol cosa que feia era aclamada. I el Casinet va ser un dels seus escenaris preferits”, sosté Sanchis.
El Casinet, durant els anys 30, va rebre el suport del casino republicà d’El Porvenir. El 1933, la Penya Blasco Ibáñez s’instal·la en aquest local. En aquesta seu es duen a terme tot tipus d’activitats benèfiques i socials per pal·liar l’endèmica marginació del barri.
La Societat del Progrés Pescador sorgeix, a principi de segle, “com a conseqüència de les contínues desavinences entre els armadors i els patrons de la Marina Auxiliador i els mariners assalariats, que decideixen independitzar-se i crear una altra societat de pescadors sense barca pròpia, mariners a sou”.
“De la lluita pels drets del treballador i la seua independència naix la Societat, com un símbol d’emancipació obrera a les poblacions marítimes, d’ideologia republicana i amb influències marcadament blasquistes”, escriu la llicenciada en Belles Arts Beatriz Galindo en el seu documentat estudi sobre les societats pesqueres i en què “pretén reivindicar el valor patrimonial, tant material com immaterial, del llegat sociocultural de les dues úniques societats pesqueres de la mar de la ciutat de València, la Marina Auxiliadora i el Progrés Pescador”.
Contraban al Cabanyal
Les àmplies façanes i balconades del Casinet trauen cap a tres carrers emblemàtics del barri, sobretot el llarg carrer del Progrés, que creua el Cabanyal de nord a sud i que ha mantingut el nom revolucionari (no, però, el carrer de la Reina, abans de la dictadura anomenat de la Llibertat). Hi havia a la façana una placa de marbre ovalat que deia: Penya Republicana Federalista. President Vicent Blasco Ibáñez, que va desaparéixer, segons conten els més vells del lloc.
Els estudiosos del Marítim recorden que sempre va ser un lloc de reunió de progressistes. La història d’aquest indret també té caires aventurers, com les classes d’esgrima que s’hi impartien als pescadors en temps del contraban per a poder defendre’s durant les seues singladures per les costes d’Orà o de Tànger.
Els pescadors, contrabandistes per necessitat, que s’embrancaven de vegades en baralles per les costes africanes, necessitaven saber esgrima. Encara als anys quaranta, per a molts el mitjà de vida al Cabanyal era el contraban. El barri s’anomenava “la petita Rússia”. El franquisme tenia tírria a València i, sobretot, a aquest barri que va quedar destrossat en un 25 % durant la Guerra Civil, per no parlar de les riuades devastadores del 1949 i del 1957.
Als anys quaranta, les dues societats rivals, la Marina Auxiliadora i el Progrés Pescador, es van unir en una única confraria de pescadors, que ara llangueix davant de la industrialització creixent del port valencià.
Però el Casinet resisteix gràcies a la seua societat de músics. Una foto immensa en color sépia de Pascual García, el primer mestre de l’orquestra, se situa davant deles petites aules de música. S’hi senten els trombons i els clarinets, s’hi celebren setmanes culturals, s’hi convida les escoles del barri, els professors hi fan concerts didàctics…
Però els músics no estan satisfets del tot. La vella cooperativa, que hui és societat musical, continua reivindicativa. Els socis demanen un auditori per a les cinc bandes que té el Marítim. No comprenen la infrautilització del teatre El Musical, al Canyamelar, que seria òptim per a les bandes, els concerts de les quals serien un rent cultural per al barri, i que espuris interessos immobiliaris volen desunir. O les naus de Heineken, infrautilitzades.
Amb tot, el vell edifici del Casinet, amb els seus cent cinc anys a collibè, continua donant faena. Les quinze portes tancades del local clamen al cel i, no obstant això, arrogant, dreça la seua cúbica mola modernista com un monument a la resistència urbana, enfront dels que volen destrossar la història destruint el barri.